Cómo desinfectar los zapatos correctamente

cómo desinfectar los zapatos

Ya hemos visto en ocasiones anteriores que el cuidado de nuestro calzado es muy importante. Pero esta vez, desde Cortés Zapaterías, no vamos a hablarte de cómo limpiar los distintos materiales de nuestro calzado, sino de cómo desinfectar nuestros zapatos correctamente.

Antes de empezar, es interesante que sepas que existen distintas formas de hacerlo, ya sabes que cada maestrillo tiene su librillo 😉 Pero desde Cortés Zapaterías vamos a presentarte las que creemos que son más efectivas y, por supuesto, más fáciles de ejecutar ¿Conseguiremos un balance entre el cuidado de nuestro calzado y no renunciar ni un solo minuto de más a estrenar nuestras nuevas conquistas con los mejores looks?

¿Qué productos necesitamos para desinfectar nuestros zapatos?

Agua y alcohol

No usaremos alcohol directamente sobre nuestros zapatos. Lo diluimos en agua y lo ponemos en una botella con pulverizador para que limpiarlos sea mucho más cómodo.

Toallitas desinfectantes

Son menos agresivas pero igual de efectivas, no seas escéptica. Las puedes encontrar a la venta tanto en supermercados como en algunas zapaterías y son todo un acierto para cuando no tienes tiempo o incluso para llevar en el bolso. Nunca se sabe cuando puedes necesitarlas…

Protector antiviral

Es uno de los productos más demandados. Evita la entrada de agua y es inhibidor del crecimiento de microorganismos como bacterias, hongos, virus… Todo lo que necesitas para higienizar y desinfectar tus zapatos. Y tranquila, es apto para cualquier tipo de materiales, tus zapatos están seguros con Cortés Zapaterías.

Agua y lejía

Tenemos que mezclar otros productos con agua para que nuestro calzado no sufra, como es el caso de la lejía. La proporción correcta sería: 30 ml de lejía (un taponcito muy pequeño) por cada litro de agua. Una curiosidad a tener en cuenta es que el agua tiene que ser fría para que no se evapore el cloro de la lejía. Ya sabes que aquí además de compartir contigo los mejores tips para tus looks, también te enseñamos muchos trucos 😉

¡Ojo con esto, Zapatoadicta! Si usas demasiada lejía podrías desteñir o estropear el calzado. Lo mejor es que cumplas la proporción de lejía-agua que te hemos recomendado y que vayas poco a poco para no tener una mala experiencia.

Otras opciones

Si los pulverizadores no son para ti o no tienes ganas de darle con un paño húmedo a todo el calzado, existen felpudos especiales con desinfectante. Son muy útiles y constan de dos partes: la parte húmeda con solución alcohólica y la parte seca para que no quede mojada la suela. ¿Pros? Es muy rápido de aplicar, basta solo con ponerte encima del felpudo y hacer fricción con las suelas al pisar. ¿Contra? No desinfectamos la parte superior de nuestros zapatos.

Ahora bien, ¿cómo desinfectar nuestros zapatos correctamente?

Teniendo en cuenta los productos anteriores, así es como puedes desinfectar tus zapatos:

Agua y alcohol

Todas las soluciones que tengan base de alcohol son idóneas para limpiar los zapatos y, si te estás preguntando cómo puedes desinfectar tus zapatos, la respuesta es muy sencilla:

  1. Mezcla agua y alcohol y mételo en una botella con pulverizador.
  2. Rocía los zapatos por toda la suela y superficie.
  3. Retira el exceso de producto con un paño limpio o déjalos secar.

Toallitas desinfectantes

Es el procedimiento más sencillo. Coge una de las toallitas y frota (de forma delicada) toda la superficie del zapato. Si frotas en círculos será más efectivo. Finalmente, pon tus zapatos en un lugar con ventilación para que se sequen bien.

Protector antiviral

Parece que los pulverizadores están de moda 😉 Con el protector antiviral de Cortés Zapaterías el procedimiento es mucho más sencillo: Pulveriza los zapatos por la suela y la superficie, déjalos secar y listo.

Un paño y solución desinfectante

Sabemos que la vida de una Zapatoadicta es un no parar y quizá hacer la mezcla de agua y lejía/alcohol y hacer pulverizaciones puede ser algo engorroso, así que la opción más tradicional de usar un paño seco y destinado solo a este uso no es una mala idea. Te contamos cómo hacerlo:

En un paño seco y limpio ponemos un poco de lejía y agua (también puedes usar alcohol) y frotamos de forma muy sutil y con mucho cuidado toda la superficie de nuestro zapato. Aquí no tenemos en cuenta la proporción de agua/lejía, pero sí te recomendamos que no uses mucha cantidad. Es mejor ir de menos a más para evitar catástrofes.

Finalmente, usa otro paño seco y limpio para retirar el exceso de producto y deja tus zapatos en un lugar con ventilación para que se sequen, así quedarán totalmente desinfectados.

¿Cada cuanto desinfectar tus zapatos?

Si nos aceptas unas recomendaciones finales, lo ideal sería desinfectarlos siempre que llegamos a casa, pero somos conscientes de que la teoría no siempre acompaña a la práctica… Así que lo mejor es que puedas desinfectarlos cada dos semanas y, si quitas los cordones primero, podrás llegar a todas las zonas del calzado, No olvides limpiar los agujeros de los cordones, la lengüeta e incluso la plantilla.

El interior del calzado es una parte esencial que hay que desinfectar para no tener bacterias u hongos que puedan suponer un problema.

Recuerda que en nuestro blog encontrarás todos los consejos y tips para limpiar tus zapatos correctamente: Desde los materiales de piel, ante… Hasta las famosas zapatillas de tela blancas que duran impolutas menos de lo que nos gustaría 😉

¡Gracias por confiar en Cortés Zapaterías!

si te ha gustado, ¡comparte!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on Tumblr
Tumblr