Trucos para que no hagan daño los zapatos

para-que-no-te-hagan-daño-los-zapatos

No hay nada mejor que estrenar calzado, ¿verdad? Y es que, a los adictos a los zapatos y no tan adictos, nos gusta sentirnos como un niño el Día de Reyes cuando compramos un par nuevo. 

Los compras, los admiras y te mueres por estrenarlos. Así que cometes el error de cumplir con el dicho ¡Para presumir hay que sufrir! Y es que, a veces, estrenar zapatos nuevos puede convertirse en un auténtico sufrimiento dependiendo del calzado o por no cuidar adecuadamente nuestros pies. Por eso es importante tener en cuenta ciertos trucos para que no te hagan daño los zapatos. 

Antes de nada, puede ser de gran ayuda poner en práctica los trucos para estirar zapatos nuevos que ya te comentamos en otro post. Si después de seguir nuestros tips, no te encuentras cómodo o simplemente quieres ser precavido, tenemos más soluciones para ti. ¿Te animas?

¿Cómo evitar rozaduras y ampollas?

Escoger calzado adecuado y de buena calidad es lo primero que debemos hacer. Dando por hecho que lo cumplirás, el camino para evitar las rozaduras y las ampollas empieza en la ducha. Exfoliar los pies, secarlos bien al salir del baño e hidratarlos son 3 pasos que podemos considerar simple estética, pero que nos ayudarán mucho a mejorar la hidratación de nuestra piel. Tras estos 3 tips es importante aplicar ciertos productos y escoger los calcetines adecuados. 

Exfoliar los pies

Los pies también necesitan cuidados esenciales y mimos. Para tener una piel más suave e hidratada es muy importante utilizar sal o azúcar para exfoliar nuestra piel o utilizar un exfoliante natural, que nos ayudarán a proteger nuestra piel, reduciendo la posibilidad de que nos salgan ampollas o rozaduras.

¡Dedicar unos minutos semanales a masajear y exfoliar tus pies producirá buenos resultados!

Secar bien los pies al salir de la ducha

Para evitar que el calzado nos moleste es importante secar bien los pies al salir de la ducha. Cualquier rastro de humedad favorece problemas como las rozaduras y las ampollas.

Además, seguir este consejo evitará el mal olor en tus pies y la posibilidad de que aparezcan hongos.

Crema hidratante

Hidratar la piel es muy importante para prevenir que el calzado nos cause molestias. La piel seca se rompe con mayor facilidad. Para mantener la piel hidratada es muy importante utilizar una crema hidratante adecuada después del exfoliado.

Es importante utilizarla a diario, pero si no eres muy constante con esta rutina, impregna crema hidratante en las zonas en las que suele molestarte el calzado, como los talones o los dedos, antes de calzarte. 

También puedes aplicar una cantidad considerable en la piel del calzado, sobre todo en la zona de las costuras.

Vaselina

Una alternativa a la crema hidratante. Hará que nuestros pies se deslicen de forma continua mientras caminamos, sin estar en contacto con los materiales del calzado. 

Aloe Vera

Tiene muchas propiedades hidratantes, por lo que es una buena aliada para evitar la piel seca.

Utilizar calcetines adecuados

Nunca utilices calcetines de caña baja con unas botas de caña alta. Es muy importante que el calcetín cubra la mayor parte de la piel que está en contacto con el calzado. Además, puedes aprovechar esos zapatos en los que no se ven los calcetines para utilizar unos gruesos. Cuanto más gruesos, menor probabilidad de producir heridas.

A veces, las heridas tienen más que ver con la calidad y el grosor del calcetín que con el calzado. Por eso, especialmente si tienes los pies delicados, te recomendamos calcetines 100% algodón o de tejidos naturales. Las costuras pueden hacernos daño, por lo que puedes probar con los que te sientas más cómodo o incluso calcetines especiales para caminar.

Usa plantillas

Las sandalias y los tacones hacen que nuestro pie se desplace continuamente hacia delante produciendo, a veces, rozaduras en los dedos. En este caso, lo mejor es utilizar unas plantillas de silicona y almohadillas. Solucionará nuestro problema y tendremos mayor comodidad gracias a una mejor amortiguación.

¿Y si ya tengo heridas?

Si el roce o la fricción continua ha provocado que ya tengas una herida, lo mejor es cuidar estas zonas y evitar utilizar el calzado nuevo hasta que puedas cicatrizar las ampollas o las rozaduras.  

Debemos lavar bien la zona con jabón y agua tibia, secaremos bien y aplicaremos agua oxigenada. Una vez que limpiemos toda la herida, tapamos la zona con una gasa antiadherente, que sujetaremos con un esparadrapo, ya que así evitamos que se pegue a la zona provocando dolor.  

Si la ampolla ya ha explotado o tenemos la herida al descubierto, limpiaremos la zona y colocaremos un apósito conocido como segunda piel o piel artificial.  

Mientras curas tus pies, es recomendable utilizar otros zapatos de tu armario, a poder ser que no tengan contacto con las zonas sensibles o que estén muy domados. Una vez que la zona esté completamente curada, vuelve a la carga aplicando nuestros consejos. 

Escoge calzado tipo confort

Aplicar estos consejos en nuestro día a día será útil para evitar la aparición de ampollas y rozaduras en nuestros pies. Pero es muy importante tener en cuenta premisas básicas como que no todos los calzados son igual de cómodos. El zapato plano es mucho mejor que el zapato de tacón.

Por eso es importante escoger el calzado teniendo en cuenta tus necesidades, un zapato de horma ancha si es lo que mejor se adapta a ti o una plataforma si no quieres renunciar a la altura y a la comodidad. ¿Quién dijo que no pueden ser compatibles? 

En Cortés Zapaterías sabemos que no hay nada más importante que la comodidad. Es muy importante escoger la talla adecuada, probar el calzado en la zapatería, ver cómo nos sentimos con él y una vez comprado, dar unas buenas caminatas por casa antes de decidirnos a lucirlos por la calle. 

Y, por supuesto, no podemos olvidarnos de que si quieres apostar por la comodidad desde el primer día, el calzado tipo confort es sin duda tu mejor aliado. En Cortés Zapaterías contamos con una amplia gama de calzado tipo confort, con la que avalamos las mejores sensaciones gracias a nuestros más de 50 años de experiencia. 

Pon en práctica estos consejos y no dudes en consultarnos cualquier problema. Da igual si has comprado en nuestra tienda online o en nuestra tienda física, en Cortés Zapaterías estamos para acompañar tus pasos en todo momento. 

¡Gracias por confiar en nosotros!

si te ha gustado, ¡comparte!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on Tumblr
Tumblr